MONOTONIA PAREJA EN BICICLETA EN LA PLAYA COGIDOS DE LA MANO

MONOTONÍA

MONOTONIA PAREJA EN BICICLETA EN LA PLAYA COGIDOS DE LA MANO

MONOTONÍA

QUÉ ES LA MONOTONÍA

La rutina, la monotonía y el aburrimiento son otra de las dificultades en las relaciones de pareja. La pasión inicial se va perdiendo con el tiempo y poco a poco la rutina se instala en el día a día. La rutina no tiene que porque ser mala, pero de no gestionarse puede ser una amenaza para la relación.


Por lo tanto, es importante diferenciar los términos de rutina y monotonía. Mientras que por rutina nos referimos a determinadas pautas establecidas y previsibles, la monotonía implicaría desinterés y aburrimiento.

CAUSAS DE LA MONOTONÍA

Cada pareja es diferente, como consecuencia no podemos hablar de causas concretar comunes a todas las relaciones.

No obstante, existen algunos elementos frecuentes que suelen pertenecer a dos grupos o ámbitos:

 
Situación personal.

Agotamiento: Aunque llegar a casa del trabajo y tumbarnos pueda ser una buena opción para evadirnos, ¿dónde queda el espacio para la comunicación?

Escasa motivación: Nos cuesta salir de la zona de confort, evitamos improvisar. Esta es una de las formas más frecuentes de caer en la monotonía.

Intereses: Si las aficiones e intereses son únicamente individuales, ¿dónde se produce el ocio de calidad conjunto?

Causas externas: La falta de relaciones sociales de la pareja hace que aumente la monotonía, careciendo de apoyo social para momentos de distensión.

 
Dinámicas de la pareja.

Dar por hecho el afecto: Frecuentemente consideramos que la otra persona sabe que la queremos; dejando de expresarlo verbal o físicamente.

No hay comunicación: La falta de comunicación es una de las formas más rápidas de caer en la monotonía.

Actitud pasiva: Falta de iniciativa para salir de la rutina esperando a que sea la pareja quién tome ese primer paso.

Reproches: Reprochar conductas o responsabilidades impide una dinámica constructiva para mejorar. En numerosas ocasiones se acaba por no hablar.

SEÑALES DE ALARMA

La monotonía no aparece de manera inmediata, sino de forma progresiva. Por este motivo es importante poner solución antes de que vaya a más y la relación se vea muy perjudicada. Veamos algunos de los síntomas:

 

Aburrimiento: Dejar de disfrutar del tiempo en pareja; con el transcurso del tiempo se transforma en una relación marcada por silencios y poca interacción.

Echar en falta la pasión del inicio: Es totalmente normal, sin embargo, también puede ser señal de que algo no va bien.

Sentimientos de frustración: Puede que como respuesta a una insatisfacción en la relación de pareja.

Incapacidad para comunicarse: Comunicarse no es solo dialogar. También es importante abordar aspectos como los objetivos, preocupaciones…

 

TIPOS DE MONOTONÍA

La monotonía se caracteriza por la falta de variedad, como resultado produce desinterés y aburrimiento, apatía e incluso evitación de ciertos temas.

Esta situación puede darse en los distintos ámbitos de la relación:

 

En las relaciones sexuales: El sexo puede ser algo automático cuando se pierde la espontaneidad, este problema es bastante frecuente en las parejas, tratándose de un área especialmente delicado ya que puede acabar deteriorando otros aspectos de la pareja.

 

En las relaciones sociales: Puede darse por exceso o por defecto. Pasar la mayor parte del tiempo con las mismas personas puede volverse aburrido, sin embargo, pasar todo el tiempo con la pareja sin otras personas por no tener un círculo social también puede deteriorar la relación.

 

En aspectos vitales: Relaciones que han perdido la capacidad de disfrutar en general. No existe un problema concreto o un área determinada afectada donde poder trabajar, sino que el malestar es generalizado. 

 

CÓMO SE TRATA

Al caer en la monotonía la tendencia común es responsabilizar a la otra persona (olvidamos que la responsabilidad es de ambos). Por este motivo, es necesario crear pautas conjuntas para evitar la rutina y el detioro de la relación. Reconocer el problema, hablarlo y buscar el compromiso para encontrar una solución.

 

A la hora de tratar la monotonía en la pareja es necesario comenzar por el proceso de la comunicación. A través del diálogo podemos exponer las insatisfacciones en la relación y así podremos abordar el problema. No es cuestión de “echar balones fuera” culpando a la pareja, más bien al contrario, entender que es un trabajo mutuo con la intención de construir unas bases para recuperar la relación.

 
¿Cómo se consigue esto?

Como planteábamos anteriormente, el primer paso es la comunicación, ya que nos permitirá cambiar las actitudes de cada uno hacia la relación, entendiendo las causantes principales de la monotonía y ser conscientes de la capacidad para cambiar.

 

Seguidamente, también es importante incluir el factor sorpresa y el fomento de actividades compartidas. Normalmente, con la apatía y la monotonía aparece la sustitución de ese bienestar en elementos externos a la relación: ya puede ser centrándose en una actividad, como el deporte o un hoby, el trabajo, las amistades… (no tiene porqué ser una tercera persona).

 

Otro punto a destacar es la expresión de las emociones y sentimientos positivos, que muchas veces no se expresan ya que lo damos por hecho. Esta expresión reforzará la confianza y el intercambio de conductas afectivas.

No lo dudes y reserva tu tiempo para salir de la monotonía.