RUPTURA DE PAREJA PAREJA SEPARANDOSE SOLTANDO SUS MANOS

RUPTURA DE PAREJA

RUPTURA DE PAREJA PAREJA SEPARANDOSE SOLTANDO SUS MANOS

RUPTURA DE PAREJA

QUÉ ES LA RUPTURA

La ruptura de pareja supone un momento de inflexión en la mayoría de los casos, sobre todo cuando la relación ha sido duradera y existen vínculos emocionales, intereses y proyectos comunes. Sin embargo, cuando los conflictos no se pueden resolver, muchas parejas optan por finalizar la relación y comenzar una nueva etapa.

 

En esta situación es importante saber cómo afrontar la ruptura para comenzar esa nueva etapa de la mejor forma posible. 

Esta nueva etapa supone un cambio constante, donde los recuerdos merman anímicamente y es necesario crear nuevos hábitos y/o retomar antiguas costumbres que ayuden a mantener un estado anímico estable.

 

Por otra parte, la ruptura supondrá un aprendizaje para el desarrollo personal y autoconocimiento si se sabe aprovechar bien.

CAUSAS DE RUPTURA

Teniendo en cuenta que cada relación es única, no existe un único motivo para llegar a la ruptura de la pareja.

No obstante, si se pueden recoger los motivos más frecuentes que desembocan en una ruptura de pareja:

 

-Monotonía: Interpretada como falta de interés en la relación. Aparece el desencanto o la desilusión y puede desembocar en la ruptura de la pareja.
-Hijos: La llegada de un hijo puede ser problemática, ya que conlleva cambios importantes que hay que integrar, siendo factores desestabilizadores.
-Problemas de convivencia: Querer a alguien no significa saber convivir. Mantener espacios individuales y con la pareja a veces no es fácil.
-Celos: A veces la ruptura viene como consecuencia de una excesiva posesividad que daña la relación y merma a cada uno de los miembros de la pareja.
-Responsabilidades: Otro motivo frecuente es la falta de reparto en cuanto a tareas y responsabilidades.
-Pérdida de intimidad o problemas sexuales:  Cuando esta necesidad no está cubierta es frecuente que la relación se resienta.
-Infidelidad: El sentimiento de traición, la pérdida total de confianza, el estado anímico, la ansiedad, los pensamientos y dudas constantes…

TIPOS DE RUPTURAS

Tal y como ocurre con las causas de la ruptura, al no existir dos relaciones iguales tampoco existen dos rupturas iguales. Sin embargo, si que podemos diferenciar cuando la ruptura se produce de mutuo acuerdo o de forma unilateral.

 

-Aunque el proceso de ruptura sea doloroso en ambos casos, cuando se realiza de mutuo acuerdo se hará mucho más llevadero, ya que existe un consenso, suele haber una seguridad en la decisión y entendimiento por ambas partes, evitando malestar añadido.

 

-Por el contrario, cuando la ruptura no es consensuada, apenas hay tiempo para asimilar la ruptura, ya que la separación es impuesta.. El dolor emocional es más elevado e intenso, en ocasiones no se asimila o se resiste a pensar que la relación se ha acabado, aferrándose a la esperanza; o en el peor de los casos, pasando al rencor e intentando perjudicar a la otra persona.

TRATAMIENTO

Tras una ruptura de pareja es necesario tiempo para: primero para asimilar las emociones y en segundo lugar para la adaptación a la nueva situación.

Realmente nos referimos a un proceso de ruptura, se requiere tiempo y además tomar un papel activo para superarla. Por lo tanto, surgirán dificultades si la estrategia para superar la ruptura consiste en aislarse indefinidamente esperando a que el tiempo lo cure todo.

 

Además de la propia ruptura, surgen dudas e incertidumbre: ¿y si mi pareja se ha dado cuenta y cambia…?, ¿y si no encuentro a nadie…?, ¿habré hecho bien…?. Dudas bastante comunes, pero si la relación está rota y uno de los dos miembros no quiere retomarla, solo servirán para alargar el malestar.

 

También aparecen sentimientos de soledad, malestar, recuerdos y pensamientos intrusivos, situaciones o estímulos que recuerdan a la expareja, cambios en los círculos sociales,etc.

 

En algunas ocasiones, cuando el proceso ruptura no se desarrolla correctamente se producen desajustes emocionales y/o conductuales que hacen sufrir a la persona, si esta situación se alarga pueden aparecer otro tipo de complicaciones como ansiedad o depresión.

 

¿Cómo superar el proceso de ruptura?

El primer paso será comprender el motivo de la ruptura; entendiendo los motivos podemos asimilar lo ocurrido. La segunda etapa sería la aceptación, asimilar definitivamente que la relación se ha acabado.

 

Posteriormente se trabajan aspectos como la autoestima y las emociones, según el estado actual será necesario trabajar el estado anímico y/o la ansiedad, siendo todo lo anterior un estabilizador para establecer nuevos vínculos.

 

Como resultado se consigue el cierre de la antigua relación y la preparación a relaciones futuras a través de la programación de actividades cotidianas y/o nuevas y el autoconocimiento y mejora personal.

No lo dudes y reserva tu tiempo para superar la ruptura de pareja.